Wednesday, October 25, 2017

A Little More Grace (Un poco más de gracia)


Today I thought I'd repost something from a couple of years ago. It's an excerpt from my book Grace In Time Of Need. God continues to speak to me through it. The truths He used to encourage me many years ago still bless me today. I hope this chapter blesses you as well. 


Elijah’s Cowardice

“That’s it, God! I’ve had enough! I’m done!” Have you ever said that to God? I have. Have you had a day when some little thing (or some big thing) became the final straw? I’ve had more than one day like that. Guess what – we’re not alone. Even the great prophet Elijah had such a moment.

1 Kings 19:1-4 says, Now Ahab told Jezebel everything Elijah had done and how he had killed all the prophets with the sword. So Jezebel sent a messenger to Elijah to say, “May the gods deal with me, be it ever so severely, if by this time tomorrow I do not make your life like that of one of them.” Elijah was afraid and ran for his life…He came to a broom tree, sat down under it and prayed that he might die. “I have had enough, LORD,” he said. “Take my life; I am no better than my ancestors.”

Elijah had just been part of a great victory over God’s enemies. He had defeated the 450 false prophets of Baal. Then the wicked queen threatened him, and he ran for his life. Maybe Elijah wasn’t so much afraid of death as he was just weary and discouraged. He actually prayed for God to take his life. Why? I have had enough, LORD. That’s what he said. 

In that moment, I think we can say that Elijah was a coward. He didn’t want to go on, didn’t want to keep fighting against the wicked people around him. He’d had it! He was done.

I can relate to Elijah’s cowardice. I’ve been there many times myself. At times, like Elijah, I’ve even prayed God would take my life. I didn’t want to face the pain and suffering any more. I didn’t want to keep fighting what seemed a hopeless battle. I’d much rather be in heaven and be done with this awful life on earth. That’s how I feel sometimes.

But look at what happened next. Then he (Elijah) lay down under the tree and fell asleep. All at once an angel touched him and said, “Get up and eat.” He looked around, and there by his head was a cake of bread baked over hot coals, and a jar of water. He ate and drank and then lay down again. The angel of the LORD came back a second time and touched him and said, “Get up and eat, for the journey is too much for you.” So he got up and ate and drank. Strengthened by that food, he traveled forty days and forty nights until he reached Horeb, the mountain of God. (vv. 5-8)

God didn’t say “Ok Have it your way; you can die.” The Lord knew what Elijah needed. He gave him sleep. He provided food and drink, then more rest, then more food and drink. With that provision, God enabled Elijah to travel 40 days and nights. God wasn’t finished with Elijah. He still had things to teach the prophet. He still had work for Elijah to do.

I read this story during one of those times when I’d had enough. After reading it, I said, “Ok Lord, I’m trusting you to provide what I need for the next 40 seconds… the next 40 minutes…the next 4 hours.” Sometimes that’s all we can do – just take the next breath. 

Our heavenly Father always knows what we need when we need it. Elijah needed rest and food. That’s what God provided. No lecture. No sermon. No self-help book. Just grace. And it was enough. God’s grace is always sufficient for our need, even when we feel we have nothing left.

What a comfort it is to know that even a great prophet experienced feelings of cowardice and despair. God didn’t abandon Elijah. He won’t abandon us. He will provide what we need when we need it, until we come to His “mountain” – our true home. What tender grace!



Un poco más de gracia

Hoy quería compartir una parte de mi libro Gracia en Tiempo de Necesidad. Dios continúa hablándome a través de él. Las verdades que utilizó para animarme hace muchos años todavía me bendicen hoy. Tengo la esperanza de que este capítulo te bendiga también.


La cobardía de Elías


“¡Ya está bien, Dios! ¡Ya tuve suficiente! ¡Se acabó!” ¿Alguna vez le has dicho eso a Dios? Yo lo he hecho. ¿Alguna vez has tenido un día cuando alguna cosita pequeña (o una grande) se convirtió en la última gota? He tenido más de un día así. Adivina qué – no estamos solos. Hasta el gran profeta Elías tuvo un momento así.

1R. 19:1-4 dice: Acab le contó a Jezabel todo lo que Elías había hecho, y cómo había matado a todos los profetas a filo de espada. Entonces Jezabel envió un mensajero a que le dijera a Elías: "¡Que los dioses me castiguen sin piedad si mañana a esta hora no te he quitado la *vida como tú se la quitaste a ellos!" Elías se asustó y huyó para ponerse a salvo. Cuando llegó a Berseba de Judá, dejó allí a su criado y caminó todo un día por el desierto. Llegó adonde había un arbusto, y se sentó a su sombra con ganas de morirse. "¡Estoy harto, Señor! protestó. Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados."

Elías acababa de ser parte de una gran victoria sobre los enemigos de Dios. Había vencido a los 450 falsos profetas de Baal. Entonces, la malvada reina lo amenazó y él corrió por su vida. Tal vez no estaba tan asustado por la muerte como estaba débil y desanimado. En realidad, oró a Dios pidiendo que le quitara la vida. ¿Por qué? Estoy harto, SEÑOR. Eso fue lo que dijo.

En ese momento, creo que podemos decir que Elías fue un cobarde. No quería continuar, no quería seguir luchando contra la gente malvada a su alrededor. ¡Estaba harto! Estaba hecho.

Puedo identificarme con la cobardía de Elías. Yo misma he estado allí muchas veces. En ocasiones, como Elías, incluso he orado a Dios que me quite la vida. No quería enfrentar más el dolor y el sufrimiento. No quería seguir peleando lo que parecía una batalla sin esperanza. Preferiría muchísimo más estar en el cielo y haber terminado esta horrible vida en la tierra. Así es como me siento a veces.

Pero mira lo que pasó enseguida. Luego se acostó debajo del arbusto y se quedó dormido. 
 De repente, un ángel lo tocó y le dijo: "Levántate y come." Elías miró a su alrededor, y vio a su cabecera un panecillo cocido sobre carbones calientes, y un jarro de agua. Comió y bebió, y volvió a acostarse. El ángel del Señor regresó y, tocándolo le dijo: "Levántate y come,  porque te espera un largo viaje." Elías se levantó, y comió y bebió.  Una vez fortalecido por aquella comida, viajó cuarenta días y cuarenta noches hasta que llegó a Horeb, el monte de Dios. (vrs. 5-8)

Dios no dijo: “Bueno, que sea a tu manera; puedes morir.” El Señor sabía lo que Elías necesitaba. Le dio sueño. Le proveyó comida y bebida, luego más descanso, después más comida y bebida. Con esa provisión, Dios lo capacitó para viajar cuarenta días y noches. Dios no había terminado con Elías. Todavía tenía cosas que enseñarle al profeta. Todavía tenía trabajo para que hiciera.

Leí esta historia durante uno de esos tiempos cuando estaba harta. Después de leerla dije: “Bueno Señor, estoy confiando en ti para que proveas lo que necesito para los próximos 40 segundos… los próximos 40 minutos… las próximas cuatro horas.” A veces eso es todo lo que podemos hacer – sencillamente toma el próximo respiro.

Nuestro Padre celestial siempre sabe qué necesitamos cuando lo necesitamos. Elías necesitaba descanso y comida. Eso fue lo que Dios proveyó. Ninguna conferencia. Ningún sermón. Ningún libro de auto-ayuda. Solamente gracia. Y eso fue suficiente. La gracia de Dios siempre es suficiente para nuestra necesidad, incluso cuando sentimos que no nos queda nada.
Que consuelo es saber que hasta un gran profeta experimentó sentimientos de cobardía y desesperación. Dios no abandonó a Elías. No nos abandonará a nosotros. Proveerá lo que necesitamos cuando lo necesitamos, hasta que lleguemos a Su “monte” – nuestro verdadero hogar. ¡Qué gracia tan tierna!

Wednesday, October 11, 2017

In The Details (En Los Detalles)


"It's only 19 cents."

That's what I could have told myself. That's what I did tell myself, at first.

Then I had to speak up and let the clerk know she had given me the wrong change. She didn't seem too happy about it, but she went looking for some coins. She came back and gave me a handful of change, then walked away. I counted out one dime and seven pennies.

Still not 19 cents.

Now I was arguing with myself for a second time.

"It's only two pennies."

Or is it?

Before I left, I approached her one more time. "You actually only gave me 17 cents," I said. "But I'm going to give you the two pennies."

I said it nicely and without an attitude. But it's possible she still thought I was a jerk or a greedy person. The reality is that I'm a detail person...at least I am in some things. I'm not a detail person when it comes to car engines or which plants go in what kind of soil. If I needed to know those details, I'd find someone who cared enough to know such things.

And that's the point, isn't it? Do we care?

On the job, do we care if we get information correct?
In our relationships, do we care about what matters to others?
In our words, do we care if what we say is accurate?
In this world we live in, do we care about the truth?

Because ultimately, two cents isn't really important. But not giving someone the correct amount they're due ultimately reflects a lack of honesty, which shows a lack of valuing the truth.

We are human, and we will make mistakes. And some of us are more detail-oriented in certain areas than others, I understand that. But what's in our hearts? At the core of who we are, do we value truth as God does?

Because if we do, then I believe it will show in the way we live. It will be evident in what we say and don't say. It will be visible in how we do our jobs and how we treat other people. It will motivate us to pay attention to the important details.

God knows every detail. He cares about every detail. And He lives in us through Jesus.

How often do we remember that Jesus Himself is the Truth? When we love Jesus, we will love Truth.

For me this matter is very convicting and very important. I want to love the Truth. I want to live my life in the Truth, even in the little details.

As I drove away that day, I prayed for the young clerk. Maybe no one ever taught her that truth is important. Maybe she needs to see it lived out in someone's life. Most of all, she probably needs to meet Jesus, the one who is the Truth.

Only Jesus can teach us what is true.
Only He can change us from the inside out.
Only He can empower us to live a life of truth.


Thank you, Jesus, that you are the Truth! Thank you that you know every detail about us. Please give us hearts that love the truth, hearts that care--even about the little things, and hearts that can reflect your life and love to a hurting world. Amen.


En Los Detalles

“Son solamente 19 centavos de dólar.”

Esto es lo que podría haberme dicho a mí misma, en principio.

Luego tuve que hablar y decirle a la empleada que me había dado el cambio equivocado. No pareció muy feliz, pero buscó algunas monedas. Regresó y me dio un puñado de monedas, luego se alejó. Conté un décimo y siete peniques.

Todavía no eran 19 centavos.

Ahora estaba discutiendo conmigo misma por segunda vez.

“Son solamente dos peniques.”

¿No es así?

Antes de salir, me le acerqué una vez más. “De hecho, solamente me diste 17 centavos,” le dije. “Pero voy a regalarte los dos peniques.”

Lo dije amablemente y sin ninguna mala actitud. Pero es posible que todavía pensara que soy una imbécil o una persona muy codiciosa. La realidad es que soy una persona de detalles… al menos lo soy en algunas cosas. No lo soy cuando se trata de motores de carros o cuáles plantas van en qué clase de suelo. Si necesitara saber esos detalles, buscaría a alguien a quien le importaran tales cosas.

Y ése es el punto, ¿no es cierto? ¿Nos importa?

En el trabajo, ¿nos importa si encontramos la información correcta?
En nuestras relaciones, ¿nos importa lo que les importa a otros?
En nuestras palabras, ¿nos importa si lo que decimos es correcto?
En el mundo en que vivimos, ¿nos importa la verdad?

Porque, finalmente, dos centavos no es algo realmente importante. Pero el no entregar a alguien la cantidad correcta que se espera refleja fundamentalmente falta de honestidad, lo que muestra falta de valorar la verdad.

Somos humanos y cometeremos errores. Y algunos de nosotros somos más orientados hacia los detalles en algunas áreas más que en otras, lo entiendo. Pero, ¿qué hay en nuestro corazón?  En el centro de quienes somos ¿valoramos la verdad como lo hace Dios?

Porque si lo hacemos, entonces creo que se mostrará en la manera como vivimos. Será evidente en lo que decimos y no decimos. Será visible en la manera como hacemos nuestro trabajo y como tratamos a otras personas. Nos motivará para prestar atención a los detalles importantes.

Dios conoce todos los detalles. Se preocupa por cada uno. Y vive en nosotros a través de Jesús.

¿Con qué frecuencia recordamos que Jesús mismo es la Verdad? Cuando amamos a Jesús, amamos la Verdad, aún en los pequeños detalles.

Mientras me alejaba ese día, oré por la joven empleada. Quizá nadie le enseñó nunca que la verdad es importante. Quizá necesita verlo en la vida de alguien. Sobre todo, probablemente necesita encontrar a Jesús, el que es la Verdad.

Solamente Jesús puede enseñarnos lo que es verdad.
Solamente Él puede cambiarnos de adentro hacia afuera.
Solamente Él puede darnos poder para vivir una vida de verdad.

Gracias, Jesús, ¡porque Tú eres la Verdad! Gracias porque conoces cada detalle acerca de nosotros. Por favor, danos corazones que amen la verdad, corazones que se preocupan –aún acerca de cosas pequeñas, y corazones que puedan reflejar tu vida y amar a un mundo dañado. Amén.